Partería tradicional forma parte del patrimonio cultural de nuestro país: CNDH

El ombudsman nacional Luis Raúl González Pérez reconoció a la partería tradicional como una práctica regular y exitosa en zonas rurales e indígenas, que podría resultar una estrategia efectiva para prevenir la violencia obstétrica.
Sin embargo, señaló que esta práctica milenaria tiene consecuencias de otro orden para las mujeres que se someten a ella, como el nulo acceso al acta de nacimiento que impide en los hechos el reconocimiento a la partería tradicional en México.
“Esto representa un desafío para el Estado mexicano, para valorar cultural y jurídicamente el conocimiento tradicional de los pueblos y comunidades indígenas, y el derecho de las mujeres sobre su cuerpo y sus ciclos reproductivos”, manifestó.
Al participar en la ceremonia inaugural del seminario “La partería tradicional en la prevención de la violencia obstétrica”, González Pérez se pronunció por fortalecer un enfoque de género e intercultural que promueva las buenas prácticas.
Además que impulse el reconocimiento de los saberes ancestrales de las mujeres, entre pares, y donde las propias comunidades dotan a las parteras de autoridad.
Subrayó que también se requiere de un enfoque interdisciplinario en una nación pluricultural como México, así como una visión de derechos fundamentales donde las organizaciones civiles y los organismos públicos de derechos humanos convergen en un espacio de denuncia y vigilancia.
“En la partería tradicional se encuentra un valioso conocimiento que forma parte del patrimonio cultural de nuestro país y que ha mostrado su eficacia, pues qué mejor que mujeres ayudando a otras mujeres”, resaltó.
González Pérez refirió que de acuerdo con cifras del Subsistema de Información sobre Nacimientos (SINAC), durante 2014 ocurrieron dos millones 177 mil 319 alumbramientos, de los cuales 30 mil 133 fueron atendidos por parteras, las cuales suman más de 15 mil en el país.
Explicó que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cifras de 2014 indican que cerca de 287 mil mujeres mueren cada año en el mundo por complicaciones en el embarazo y parto, en tanto que 2.9 millones de recién nacidos fallecen antes del primer mes.
Hacer efectivo el derecho a la salud de las mujeres, dijo, forma parte de la Agenda 2030 de la ONU, con medidas de protección a los grupos vulnerables, entre ellos mujeres y niñas, por lo que para la CNDH es primordial que el Estado promueva el respeto al conocimiento tradicional de la partería y sus protagonistas.
Lo anterior como un acto de congruencia con el derecho a la identidad cultural, a la preservación del patrimonio inmaterial de los pueblos y comunidades indígenas, y a la salud sexual y reproductiva de las mujeres.
 
Fuente:Notimex/foto:YouTube/JM

Comentarios

comentarios